David
Un corderito recién nacido rescatado de terminar sus días en un matadero

David nació en una isla de Valdivia, en una granja de ovejas que se dedica a criar y vender animales para carne. Su madre, esclavizada durante largos diez años, no pudo darle la leche que necesitaba para vivir. Los dueños de la granja no iban a hacer nada. Ellos pensaban jubilarse el próximo verano y enviar a todos los animales que quedaran vivos al matadero. Conmovida por el incierto destino del recién nacido, la sobrina de los dueños que se encontraba de visita, decidió sacarlo de ese lugar a escondidas. Gracias a esa intervención, el destino de David cambió drásticamente. Salió de la isla muy débil de salud, pero tenía unas ganas inmensas de vivir y luchó por recuperarse. Fue cuidado con mucho cariño y dedicación mientras buscaban un lugar donde pudiera vivir su vida sin terminar en un plato de comida. A los once días de vida, David llegó al Santuario Igualdad Interespecie.

Cuando llegó, tenía apenas 11 días de vida y grandes probabilidades de morir. El hecho de no haber tomado calostro y recibir una alimentación no adecuada para su especie lo tenían con un cuadro diarreico agudo del que costó recuperarlo. David fue fuerte y aguantó muy bien el largo viaje y el cambio de ambiente. Al llegar acá, tuvo que conocer a cada uno de los animales del santuario y además adaptarse a un lugar nuevo. A el le gusta jugar a los cabezasos y brincar, y sus compañeros perrunos, a pesar de que a veces les cuesta un poco entender los códigos de David, ya lo han empezado a aceptar como parte de su selecto grupo de amigos.

El pequeño David, debido a la fortuna que tuvo, considera a los humanos sus amigos y familia, pues son ellos los que han suplido el rol que su madre esclavizada no pudo cumplir. No tiene miedo de los demás animales y tiene una inmensa curiosidad por conocer el mundo que le rodea. David, a diferencia de todos sus hermanos y su madre, tuvo la suerte de no conocer la explotación. Crece feliz en una burbuja de cariño y respeto que nosotros como santuario, nos comprometemos a mantener de por vida.

Otros Links
¿Quieres ser madrina de David?


SIGAMOS EN CONTACTO!
En las redes sociales