Flor
Una patita sobreviviente de la compra-venta de animales.

Flor fue separada de su familia y vendida como mascota cuando era muy pequeña. La persona que la compró se encariñó con ella y llegó a quererla mucho, sin embargo, este amor que sentía por Flor no fue suficiente para que la considerara como se considera a una persona humana. Cuando hubo problemas su adoptante no dudó en dejarla a otra persona para que la cuidara y esta persona, cuando tuvo problemas, no dudó en dejarla abandonada dos semanas en una casa deshabitada. Historias como la de Flor se repiten a diario en todo el mundo producto de la discriminación que se ejerce sobre los animales. Discriminación que permite que animales sintientes sean tratados y vendidos como si fueran simples objetos.

Flor es una patita muy nerviosa y que necesita mucho cariño y atención. Desde que llegó al Santuario no ha dejado de seguirnos y cuando no nos ve se pone a llamarnos con desesperación creyendo que la volverán a abandonar. Día a día le iremos mostrando que ya no tiene nada que temer y que jamás la abandonaremos.

Otros Links
¿Quieres ser madrina de Flor?


SIGAMOS EN CONTACTO!
En las redes sociales