Compromiso
Trabajamos para que algún día los animales puedan vivir en un mundo mejor

Como santuario dedicamos todos nuestros esfuerzos a ayudar a construir un mundo mejor para los demás animales. Día a día, entregamos a los rescatados todos los cuidados que requieran para que puedan tener una vida feliz y plena; lograr esto es una misión muy difícil. La mayoría de los habitantes tiene un pasado de explotación y crueldad que es muy difícil erradicar, tanto de sus cuerpos como de sus recuerdos.

Los animales destinados a alimentación han sido durante siglos sometidos a cruzas selectivas para hacer que sus cuerpos produzcan lo más posible. Para las víctimas, esto tiene consecuencias muy severas y, la mayoría de las veces, sus cuerpos no son capaces de soportar las modificaciones que les han hecho. Por esto, siempre estamos dándoles cuidados especiales a los habitantes según su especie y estamos atentos para acudir al veterinario cada vez que sea necesario. Los animales rescatados de la explotación pueden lograr tener una vida buena y larga si nos preocupamos de tomar las medidas necesarias de protección y prevención.

Además de los cuidados médicos y nutricionales, nos preocupamos de atender todas las necesidades emocionales de los refugiados para que puedan dejar atrás su pasado de explotación y desarrollarse como individuos tranquilos, felices y seguros de sí mismos. Esto nos lleva muchas veces a trabajar las 24 horas del día para, por ejemplo, lograr sustituir el cariño y el cuidado de una madre en el caso de los animales pequeños y huérfanos.

Pese a que hacemos todo lo que está en nuestras manos para que los habitantes tengan la mejor vida posible, sabemos que más allá de los límites del santuario, hay miles de animales que no tuvieron la suerte de ser rescatados y que día a día sufren muchísimo en las granjas y mataderos. Por eso, nuestro compromiso no es solo con los habitantes del santuario, sino con todos los animales que son víctimas de la explotación. Trabajamos y seguiremos trabajando para que algún día no existan más víctimas, difundiendo la historia de cada uno de los rescatados, con el propósito de que las personas puedan tomar conciencia sobre el hecho de que los animales que utilizamos para nuestra alimentación también son seres que sienten y que quieren vivir, y que el uso que hacemos de ellos les ocasiona un enorme e innecesario sufrimiento.


SIGAMOS EN CONTACTO!
En las redes sociales